viernes, 30 de diciembre de 2011

Capitulo 10

Vamos a parar el tiempo.Para no perder más del poco que nos queda, vamos a hacer absolutamente todo lo que nos plazca, vamos a ser libres sin depender de nadie, vamos a dar y recibir todo lo que tenemos, vamos a reír el doble de veces que hemos llorado, vamos a jugar a hacer cosas prohibidas, de esas que nunca se nos ocurriría hacer.Vamos a tener que quemar todas las fotos del pasado, para borrar buenos y malos recuerdos, para no pasar malos tragos. Vamos a olvidar el significado de la palabra extrañar. Vamos a crear nuestro propio mundo, componer nuestro silencio, y dirigir la tranquilidad que queramos. Vamos a comernos la vida entera, a pintarla del color que queramos, sin que nadie ni nada nos digan que no podemos. Vamos a disfrutar una primera y última vez de ser felices juntos.
No sabia como decírselo a mis amigos, preferí decírselo a todos de una vez y así seria mucho mas fácil para mi y para mis amigos, hemos quedado y tengo que decírselo, por el camino se me saltan algunas lagrimas hoy no me he maquillado para no quedarme fea, hoy no quería ir a recoger a nadie así podría ser mas dramático, yo siempre tan sentimental. Por fin llego y me doy cuenta de que Fran no esta, puede que vaya a llegar un poco más tarde.
- Esto... me podéis escuchar un momento tengo que deciros una cosa... Mañana me voy a Córdoba.- Empezaron los sollozos y luego los lagrimones al final acabamos todos llorando en medio de la calle, las suplicas de que me quedara se multiplicaban hasta que nos dimos cuenta que no servia de nada llorar, teníamos que disfrutar los últimos momentos juntos, pasarlo genial y ser felices.
Fuimos corriendo por las calles de la ciudad, la gente se nos quedaba mirando como si fuéramos unos simples niños chicos pero ya no me importaba, me sudaba lo que la gente pensara.
Fuimos a una cafetería y nos tomamos una Coca-Cola como tanto nos gustaba hacer, luego fuimos a dar una vuelta por la playa de repente me di cuenta de que Fran estaba subido en la roca en la que nos dimos nuestro primer beso, corrí hacia el y le abrace.
- Fran, amor mio, me mudo a Córdoba.- No dijo nada solo me apretó contra su pecho mis lagrimas resbalaron sobre mis mejillas cayendo en su camiseta dejando un rastro de tristeza.
- Susi, eres el amor de mi vida, a la persona que mas he querido y siempre te tendré dentro de mi corazón, nunca te olvidare ¿me entiendes? Te amo, Susi, te amo... y siempre te amare. Prométeme que cuando llegues a Córdoba, te enamoraras de un chico muy guapo que te haga feliz.-
- Nunca.-
- Hazlo por mi, por lo nuestro.-
-De acuerdo.-
Cuando me tuve que ir a mi casa todos se despidieron de mi, cuando estaba ya apunto de irme, Sofi se acerco a mi con los ojos llorosos y me abrazo con ternura.
- Te conozco desde apenas hace unos meses y te has hecho imprescindible en mi vida, no conseguiré olvidarte nunca.-
- Sofi, tu y yo, siempre.-
Cuando volví a mi casa me acosté rápido con un nudo de recuerdos en el corazón, les echaría tanto de menos.
A la mañana siguiente, me vestí para irme, deje mi maleta en el coche y fui corriendo a la playa por ultima vez, respiren profundamente para poder recordar ese aroma que tanto añorare. Volví y nos fuimos, cuando pasamos debajo del puente observe como mis amigos estaban allí, también estaba Fran, cuando pasamos mire hacia atrás y le mire a los ojos me lanzo un beso y yo dibuje un corazón en el aire.
Su silueta no tendría más de diez centímetros. Nueve centímetros, seis, apenas el tamaño de un cadáver para caja de cerillas. Cinco, cuatro, tres, dos...
Esta vez no volveré a verle jamás.

2 comentarios:

  1. Hola! He visto tu Blog y es sencillamente genial

    Te sigo, ¿Devuelves?.

    Besitos! ♥

    ResponderEliminar